El autónomo colaborador

Te contamos cómo contratar a un familiar en tu empresa y qué particularidades tiene bajo la figura del «autónomo colaborador»

Los autónomos españoles tienen la posibilidad de contratar a su cónyuge o a un familiar, hasta el segundo grado de consanguinidad, mediante la figura del trabajador autónomo colaborador. Aquí os dejamos los requisitos para ser autónomo colaborador.

Para que el familiar pueda trabajar bajo este régimen, debe ser un familiar directo del autónomo, convivir con él en el mismo domicilio y colaborar en la realización de trabajos en la actividad.

Alta y obligaciones fiscales

El trabajador autónomo colaborador se da de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) como autónomo colaborador y para ello deberá presentar el modelo TA0521/2 junto con su DNI, libro de familia y una copia del alta de Hacienda del trabajador autónomo titular de la actividad.

Este tipo de autónomos no están obligados a hacer la declaración trimestral del IVA ni el pago fraccionado del IRPF. Estas obligaciones fiscales son exclusivamente para el autónomo titular del negocio.

Bonificaciones

Además, esta modalidad aporta una serie de bonificaciones ya que cuenta con una reducción del 50% en la cuota de autónomos de estos familiares durante los primeros 18 meses desde el alta y una reducción del 25% durante los seis meses siguientes. Para disfrutar de esta bonificación el familiar no puede haber estado dado de alta en el régimen de autónomos durante los cinco años inmediatamente anteriores.

Si deseas ampliar información laboral sobre esta figura puedes dirigirte a nuestro departamento laboral.

Comparte:

Ir al contenido